¿Tarima Flotante O Pavimento Vinílico?

Pavimento vinilico
Autor: Europarquet

La pregunta de rigor que emite el consumidor con más frecuencia, a la hora de elegir un determinado producto para revestir sus suelos, y siempre que esté pensando en la madera como valor estético es ¿parquet o tarima flotante?.

Ahora bien, vamos a centrarnos en retocar esa recurrente cuestión, dado que de la mencionada pregunta ya hemos hablado en otras notas. Hoy la pregunta que pretendemos explicar o analizar es ¿tarima flotante o pavimento vinílico?

La intención no es rebatir uno u otro, sino resumir las características y atributos de cada línea de producto, y subproductos si cabe.

Para ello intentaremos segmentar en campos de beneficio y vincular las ventajas de cada producto a efectos de adecuar el entendimiento del público consumidor; establecemos a continuación una tabla y relación de atributos / beneficios con su particular explicación:

Durabilidad:

En este punto, podemos asegurar que ambas opciones son bienes de larga duración. Tomando como referencia marcas y líneas de productos de rango medio – alto, el análisis no admite artículos de baja calidad. La durabilidad de estos suelos redunda en el orden de los 20 años.

Mantenimiento:

Los pavimentos vinílicos sacan ventaja de su resistencia a la humedad, en las tarimas flotantes se debe de ser más precavido con la exposición al agua, incluso del mantenimiento general, cabe aclarar que existen tarimas con tratamientos especiales hidrófugos que las posicionan en iguales condiciones con los pavimentos vinílicos, aunque insistimos que este atributo está presente en un rango alto en el caso de las tarimas flotantes. La limpieza general de ambas opciones es tan simple como aplicar un paño o fregona humedecida, también es aplicable la limpieza en seco.

Comportamiento estático:

El 90% de los suelos vinílicos cuenta con tratamiento antiestático permanente, que los posiciona mejor en detrimento de las tarimas flotantes, estas últimas deben volver a estar en un rango de gama alta para contar con el tratamiento antiestático, no obstante esto se resuelve mediante la aplicación de un líquido que le aporta esta propiedad (antiestática) durante unos años. De todos modos en su versión originas reiteramos que los pavimentos vinílicos aventajan a las tarimas.

Sensación a la pisada:

Este ítem es particularmente subjetivo, dado que si el consumidor adquiere una réplica de madera probablemente desee que al pisar suene como madera, en cuyo caso las tarimas flotantes salen victoriosas, de lo contrario si se busca una sensación de quietud y silencio los pavimentos vinílicos llevan las de ganar. Su composición, basada en el PVC como material mayormente presente (también los hay de mayor carga mineral) se traduce en decibelios a la baja, la absorción del ruidoes patente y se nota claramente al transitarlos.

Posicionamiento de precio:

Tomando en cuenta colecciones de similar rendimiento en el aspecto de la durabilidad, podemos afirmar que los pavimentos vinílicos resultan más económicos, no obstante se ha de determinar el factor precio partiendo del beneficio que el consumidor percibe de los productos.

Fidelidad de las réplicas:

En este caso nos referimos a la imagen y el aspecto visual de los productos comparados, siendo en este caso la ventaja para las tarimas flotantes; su aspecto es tan real que en ocasiones incluso a un conocedor le cuesta diferenciar un pavimento laminado con una tarima de madera real. Los suelos vinílicos han recuperado el terreno perdido desde sus fuentes, aquellos denominados «Sintasol», que parecían papel pintado (sin ánimo de desmerecer aquel recordado producto), hoy en día la aplicación de la tecnología está ofreciendo excelentes resultados y los pavimentos vinílicos han experimentando grandes cambios estéticos.

Instalación:

En este apartado, la comparación se torna difícil dado que los suelos vinílicos tienen diversos tipos de montaje, desde los clásicos pegados con cola (de importante dificultad o alto grado de especialización), pasando por los autoadhesivos hasta los de unión de clic, estos últimos son sumamente fáciles de instalar, podría decirse que es cosa de niños, incluso las herramientas a utilizar son sencillas en extremo, con un simple cutter, regla y metro bastaría. Por su parte las tarimas flotantes son también muy fáciles de instalar, sus mecanismos de unión de clic han revolucionado el marcado de los pavimentos en detrimento de los pavimentos pétreos y cerámicos. Cabe mencionar que las tarimas flotantes no dañan el suelo existente, al contrario la manta aislante que se pone debajo hace que cuide el pavimento de sustrato. El pavimento vinílico sí puede dañar o manchar el suelo existente debajo, esto es relevante para quienes alquilan y deben entregar la vivienda con el pavimento existente en buenas condiciones.

Esperamos haber resuelto algunas dudas sobre la comparación de estos productos, que vale decir son dos perfectas soluciones para revestir suelos de hogares y empresas.

Fuente del Artículo: http://www.articuloz.com/mejoras-del-hogar-articulos/tarima-flotante-o-pavimento-vinilico-6038074.html

Sobre el Autor

Europarquet es una empresa líder en la distribución de parquet y tarima flotante a domicilio. Nacida hace 25 años, en la actualidad posee puntos de venta en España y Argentina. Europarquet utiliza esta herramienta para dar a conocer iniciativas, notas de prensa y acercar nuestros conocimientos al lector interesado.

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *